BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 28/04/2017
SUS GENTES

HISTORIA

Los restos megalíticos encontrados en gran número indican el antiguo poblamiento de estas tierras, donde se instalaron, alrededor del 1.300 a.C., los celtas Nerios, Brigantes y Artabros. El nombre de Finisterrae es recuerdo de la presencia romana, quienes al llegar a estas tierras sintieron el horror y el vértigo de descubrir que no había un más allá.

En el Reino Galaico-Suevo de la baja Edad Media estas tierras dependieron en parte de la Diócesis de Iria, y en la alta Edad Media fueron tierras del poderoso clan de los Traba de Tras-Tamara, clave del Reino de Galicia. De los nobles Traba surgirían posteriormente diferentes linajes, entre ellos los Moscoso de Altamira, que heredaron de los Traba los feudos de esta zona. El periodo medieval fue de gran prosperidad y libertades en el Reino de Galicia, debido tanto a la preponderancia política y cultural del Reino como al intenso comercio medieval mantenido con toda Europa.

Debilitada la nobleza gallega tras las Guerras Irmandiñas, los Reyes Católicos anexionaron Galicia al Reino de Castilla en el s.XV. En los siglos posteriores, las gentes del Finisterrae soportaron las consecuencias de las guerras del Reino de España, el comercio marítimo con América y Europa fue prohibido para los gallegos, la región fue deforestada para construir las Armadas españolas, y la cultura gallega fue prohibida y perseguida.

Al principio del siglo XIX, con el resurgimiento de la cultura gallega, la Costa da Morte se adhirió al levantamiento militar de 1848 por la Autonomía de Galicia, que acabó trágicamente con el fusilamiento de los Mártires de Carral. Igualmente, en Bergantiños vio nacer grandes figuras del galleguismo, como Alfredo Brañas, Eduardo Pondal o López Abente.

NAUFRAGIOS

NAUFRAGIOS

Todo el tráfico marítimo entre el norte y sur de Europa navega por las aguas de la Costa da Morte (en 1994 cruzaron 10.588 mercantes en frente de las costas de Fisterra). Los temporales atlánticos y el litoral accidentado y rocoso han convertido a la Costa da Morte, en épocas de deficiente señalización marítima, en el mayor cementerio del mundo de barcos de todo tipo y bandera : el naufragólogo José Baña ha contabilizado entre 1870 y 1987 un total de 200 naufragios con aproximadamente 3.000 víctimas mortales.

POBLACIÓN E IDIOMA

El idioma castellano es perfectamente comprendido y hablado por la práctica totalidad de los habitantes de las distintas comarcas. Otros idiomas hablados en la zona son el francés, alemán, y entre los sectores más jóvenes de la población, el inglés.

La antigua lengua céltica galaica ha dejado profunda influencia en la toponimia y dialectología del idioma gallego. El dialecto de esta región sorprende por su excepcional musicalidad, comparable -especialmente en áreas de Xallas y Soneira- al del norte de Portugal. Son características de estas tierras los fenómenos de gheada (substitución del sonido "g" por un aproximado "j") y seseo.

Hemeroteca