BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 25/09/2017
Lugares

A Costa da Morte é a franxa de mar formada por cinco comarcas de forte personalidade. Velaquí a nosa selección dos pontos de interese turístico máis sobranceiros destas terras.

Bergantiños

Buño La aldea de Buño debe su nombre a esta planta herbácea que crece en terrenos de condiciones arcillosas, siendo precisamente esta característica geológica el factor determinante del renombre de esta parroquia en la economía y en la cultura gallega.
Cabana de Bergantiños La parroquia de Borneiro posee dos monumentos históricos excepcionales por su significación y por su antigüedad, pétreos testimonios de la cultura y del primitivo hábitat de los primeros gallegos: el Dolmen de Dombate y el castro de la Ciudad Celta.
Caión - Laracha Pequeño puerto pesquero y parroquia situada en la entrada de Bergantiños, Caión orienta su economía y atractivos naturales hacia el próximo núcleo urbano de A Coruña.
Carballo Mayor población de flujo comercial, su localización estratégica entre Coruña y Santiago ha convertido a Carballo en una de las ciudades de servicios más importantes de Galicia.
Coristanco Corazón de la comarca de Bergantiños, las tierras de Coristanco contrastan la vida marinera de la cercana costa con la tranquila calma de sus salvajes montes y valles.
Corme Corme, uno de los primeros puertos gallegos, está ineludiblemente unido a la naturaleza salvaje del Roncudo, emblemático cabo de la Costa da Morte y principal centro percebero del mundo.
Laxe Importante estación estival de la Costa da Morte, la señorial villa de Laxe goza de un privilegiado emplazamiento en estas turísticas tierras de noble linaje y de salvaje atractivo natural.
Malpica de Bergantiños Rugiente y violento, el océano Atlántico condiciona la inequívoca esencia marinera de Malpica, uno de los principales puertos pesqueros gallegos. Las calles de la villa acogen diariamente el bullicio de hombres
curtidos por el mar, rederas, y pescadoras que encuentran viva conversación en el muelle y en el mercado.
Mens Pequeña parroquia habitada por medio millar de vecinos dedicados principalmente a la pesca y a la agricultura, Mens recuerda un noble pasado vestigio del cual son hoy testimonio su castillo y templo parroquial, feudos disputados en la historia entre el Arzobispado de Santiago, la Corona, y los Condes de Altamira.
Ponteceso Ponteceso se encuentra donde las dulces aguas del Anllóns se mezclan placidamente con el salado océano. Esta noble y Atlántica tierra de rumorosos pinos inspiró a Eduardo Pondal e Abente, Bardo de Bergantiños y poeta nacional de Galicia.
Traba La parroquia de Traba significó, en la época de mayor esplendor del Reino de Galicia, centro de atención política, hogar, y escuela de los monarcas que regirían el destino del Reino.

Soneira y Xallas

Camariñas Refugiada de la bravura Atlántica en el corazón de un cuadro natural de excepción, la importancia pesquera de Camariñas es superada por el prestigio internacional de su tradicional industria manufacturera de confección de Encaje.
Camelle Pequeño puerto pesquero abierto a un océano gris y tenebroso, la parroquia de Camelle se dedicaba a los trabajos del mar y prestaba ayuda, arriesgando sus propias vidas, a los barcos accidentados en sus costas.
Mazaricos En las tierras de Mazaricos, una de las economías ganaderas más importantes de Galicia, se vive al ritmo sosegado que marca la plácida naturaleza del río Xallas.
Ponte do Porto Ponte do Porto se encuentra en el fondo de la ría de Camariñas, a la orilla del río Grande, donde este mezcla placidamente sus dulces aguas con las del salado mar de Soneira.
Vimianzo El castillo de Vimianzo, en otra época centro de poder de los Moscoso de Altamira, domina un fértil valle donde se encuentran las más intensas manifestaciones megalíticas de Galicia y de Europa.
Zas-Baio Localizada en el centro geográfico del área de influencia de diversas comarcas, marcando transición entre Xallas, Bergantiños y Soneira, las tierras de Zas fueron uno de los principales centros de producción manufacturera de lino en Galicia.

Fisterra y Muros

Carnota El largo hórreo de Carnota da celebridad a esta villa conservera, paisaje de tránsito hacia las Rías Bajas, situada entre interminables playas y la majestuosa altitud del céltico Monte Pindo.
Cee Emplazada en el interior de la ría de Corcubión Cee es hoy una moderna villa industrial, y uno de los principales motores de las tierras de Fisterra.
Corcubión Encuadrada en el pintoresco marco paisajístico de las plácidas aguas de la ría de Corcubión, la pequeña capital de partido judicial es cita turística de recreo de la comarca de Finisterre.
Duio Antesala del fin del mundo, esparcidas por la península de Fisterra, las parroquias de legendaria historia de San Martiño y de San Vicente de Duio rezuman la atmósfera finisterrana de dramática belleza y soledad.
Dumbría Tras un bello recorrido por el cañón del Monte Pindo, el río Xallas se funde con el Atlántico en un bello cuadro natural en el que se encuadra una mítica batalla de la mitología gallega.
Fisterra El Cabo Finisterre ha sido considerado desde la historia remota como el punto más occidental de Europa y por lo tanto, el Fin del Mundo. La mística leyenda del término de la Tierra y del comienzo del Mare Tenebrosum, en el cual habitarían inimaginables monstruos o incluso se encontraría el paraíso, originó todo tipo de especulaciones sobre el más allá y motivó la visita de peregrinos de todas las condiciones y credos.
Muxía En las insignes y despobladas tierras del Fin del Mundo, el histórico puerto de Muxía está protegido del gris Atlántico por el santuario de Nosa Señora da Barca y por el sobrio Cabo Touriñán.
O Pindo Dominante y majestuoso, el Monte Pindo refleja su colorida figura desnuda sobre las aguas atlánticas, imponiendo su presencia sobre mares bravos y fantásticas leyendas.

Hemeroteca