BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 25/04/2017
Malpica de Bergantiños
Capital marinera de Bergantiños

Una típica estampa marinera

Malpica

Un documento del siglo XIII, que cita a Malpica como propiedad del arzobispado de Compostela, es la primera reseña histórica sobre esta población, antiguo puerto ballenero y actualmente uno de los más importantes enclaves en captura de pescado de toda Galicia. La importancia de este puerto despertó la ambición de personajes como el Conde de Monterrei, quien tomó Malpica en el siglo XV, resultando igualmente significativo el hecho de haber sido sede de una Ayudantía de Marina hasta el año 1895.

El núcleo de población se extiende desde el centro de una pequeña península que se introduce medio kilómetro mar adentro. La fisionomía estética de la villa fue substancialmente transformado en los últimos treinta años, pero su estructura primigenia de callejuelas estrechas y laberínticas todavía se conserva, absorbiendo el tráfico constante de la actividad comercial procedente del puerto y de la lonja.

Son precisamente estos dos lugares los que forman la más típica postal marinera : bajo una estridente nube de gaviotas, al compás de la constante entrada y salida de embarcaciones, hombres y mujeres reparan sus instrumentos de pesca y redes que después dejan reposar pacientemente en espera de sumergirse en las frías aguas del Atlántico. El mar de Malpica es inesperado y peligroso, y muchos días del año -especialmente en invierno- la flota no puede salir del puerto. En esos días de tempestad es habitual ver saltar las olas sobre el dique del puerto, sucesivamente ampliado y reforzado para servir de refugio a más de cien embarcaciones.

El potencial marítimo industrial de Bergantiños

Lugrís

La lonja es el otro centro neurálgico de la actividad económica y social de Malpica-de-Bergantiños. El espectáculo de la subasta de pescado fresco recién capturado, abastecedor tanto del mercado local como del nacional, sigue a continuación en las tabernas, donde se degustan una amplia variedad de pescado y marisco, en un marco de anécdotas contadas por lobos de mar sobre la ruda vida de pescador.

El pintor gallego Urbano Lugrís se sintió intensamente seducido por este auténtico ambiente marinero, reflejándolo románticamente en una serie de pinturas al fresco de gran riqueza artística y etnográfica, exhibidas al visitante en la Casa do Pescador.

Hogar escogido por las aves migratorias

Gaviota

El amplio arenal de la Praia maior es punto de encuentro estival de cientos de turistas y spot apreciado por surfistas de todas las nacionalidades, que aquí se dan cita en el Open Surf de Malpica, evento celebrado variablemente cada primavera. Desde aquí, un camino señalizado continúa hacia el espacio natural del Cabo de Santo Hadrián y las Islas Sisargas.

Cabo e islas forman un rico ecosistema escogido por miles de aves para su reproducción, comprendiendo varias especies en peligro de extinción. A las Sisargas se puede acceder alquilando un barco en el puerto de Malpica o participando en las Festas do Mar durante el tercer fin de semana de agosto : una tradicional procesión marítima pasea a la virgen alrededor de las islas al mismo tiempo que las embarcaciones, engalanadas para la ocasión, hacen sonar alegremente sus sirenas.

Vigilante de las Sisargas, situada junto a los acantilados del cabo, se encuentra la ermita de Santo Hadrián do Mar, de célebre romería a mediados de junio. Otras festividades de relevancia en Malpica son el Corpus (Pascua) y el San Antón.

Enlaces

Hemeroteca