BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 25/03/2017
Mens
Nobles tierras del clan de los Moscoso

Viaje a la arquitectura medieval gallega

Iglesia Mens

Declarada monumento histórico-artístico, la iglesia de Mens aparece citada en el testamento de Urraca Fernándes, hija del Conde de Traba, en el año 1199. El templo, erigido en 1134, aunque su muro norte parece ser más antiguo, fue un monasterio primero vinculado a San Martiño Pinario de Santiago y después a la Colegiata de A Coruña.

Sobre su planta basilical se levantan tres naves cubiertas por arcos de medio punto y bóvedas de medio cañón de destacable arquería, terminando la construcción en dos ábsides semicirculares laterales y uno pentagonal en el centro. La puerta románica de la fachada es un añadido posterior. Son también merecedoras de atención la puerta del muro sur, los capiteles, y los idoliños.

Las Torres de Mens

Torres de Mens

Desde el castillo o Torres de Mens, antigua propiedad del clan de los Moscoso de Altamira, los señores ejercían su poder sobre el norte de Bergantiños. Destruida en las guerras Irmandiñas de 1467 y reedificada posteriormente, la fortificación, buen ejemplo de la arquitectura civil gallega del siglo XV, conserva la muralla defensiva y tres torres cuadradas. Los vecinos aseguran que un túnel subterráneo comunica las Torres con la iglesia y tejen fantásticas leyendas alrededor de esta especulación.

Admirar la belleza del mar de Bergantiños

Faron Nariga

Las tierras dominadas por las Torres ofrecen gratos momentos de descanso al visitante que desee disfrutar de la tranquilidad de pequeñas playas solitarias y resguardadas. La parroquia de Barizo ofrece una playa y un puertecito protegido de los vientos por los Picos dos Nabás. Cerca se encuentra el arenal del estuario de Seiruga y el castro marítimo de Ponta Galeana. Barizo, que conserva vestigios de un señorial pasado en alguna casa blasonada y en la iglesia, completa el conjunto formado por Mens y por el Pazo de Cores, localizado en la carretera Malpica - Ponteceso.

Barizo y Mens son punto de partida para una bonita excursión por el Monte Nariga, cabo de buen cultivo percebero ; En este lugar se construyó en 1995 un original faro en forma de buque que, perfectamente integrado en el paisaje, inmortaliza los miles de cargueros que noche y día cruzan la Costa da Morte. Esta construcción, concebida para aumentar la seguridad del deshabitado tramo de costa entre el Cabo Roncudo y las Islas Sisargas, ha sido justamente premiada por la Unión Europea. La península también ofrece como curiosidad las zumbantes torres del parque eólico de Nariga, el misterio de numerosas rocas modeladas en formas caprichosas, la hermosura de las isletas del Lago, y las bellas playas vírgenes de Niñóns y de Morro.

Enlaces

Hemeroteca