BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 25/11/2017
Corcubión
Villa marinera y señorial del Finisterre

Villa marinera, señorial, y turística

Puerto Corcubión

Las intensas relaciones comerciales mantenidas con el mundo Mediterráneo, y con la república de Venecia en particular, fueron razón de prosperidad en la Edad Media para este señorío de los Traba, posteriormente heredado por los Moscoso.

Además de la importancia de su flota, Corcubión contaba con un hospital para acoger a los peregrinos jacobeos que llegaban a la villa camino del Santo Cristo de Fisterra o del Santuario de Nosa Señora da Barca, ruta obligada de todos aquellos que, después de rendir culto al Apóstol, terminaban su larga peregrinación en el Fin del Mundo o en Muxía.

Las fachadas vidriadas de Corcubión reflejan la figura majestuosa del Monte Pindo combinando armoniosamente piedra y agua, con la misma naturalidad que la idiosincrasia marinera y señorial del lugar forma un conjunto homogéneo. El bonito paseo marítimo de Corcubión, sus viejas calles y divertidas festividades atraen cada año a los visitantes que, camino del Fin del Mundo, escogen esta villa como centro geográfico de sus vacaciones en el Finisterrae : más allá de los propios atractivos de la capital judicial y de sus playas de Estorde y Carballeira, Corcubión posee una situación estratégica para realizar excursiones a las salvajes tierras de Duio y Dumbría, Carnota o el santuario de Muxía.

Conjunto Histórico-Artístico de Corcubión

Corcubión

Casi unida con la vecina industrial Cee, Corcubión ha sido declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1985, como ciudad monumental del Finisterre. Los atractivos principales de Corcubión están caracterizados por la antigüedad y el carácter de la noble arquitectura de la villa :

Pazo de los Condes de Altamira, construido a finales del s.XV, aunque ha sufrido múltiples modificaciones posteriormente. Fue prisión y sala de audiencias del juzgado señorial.

El puerto, reconstruido tras su destrucción por las tropas napoleónicas y por el bombardeo al que lo sometieron los ingleses para expulsar a los franceses de la villa. Su especial localización estratégica y sus condiciones de abrigo y seguridad lo hacen ideal como escala para la navegación deportiva.

Casa Miñones, vivienda de un industrial local construida en 1899, refleja la simbiosis entre la arquitectura tradicional gallega y el estilo modernista de la época.

Castillo del Cardenal, fortificación diseñada por La Ferrière en 1741 que en otra época defendía la ría con 12 piezas de artillería y 96 militares.

Iglesia de San Marcos, originalmente románica del s.XII, fue reformada varias veces, una de las últimas en 1832 cuando una tormenta estropeó parte de la torre. Son destacables en el hermoso conjunto las diferentes representaciones vegetales y zoomórficas.

Son igualmente dignas de mención la reciente Capilla del Pilar, construida en este siglo ; la Capilla de San Antonio, edificada alrededor de 1700 por un desconocido dedicante ; La Iglesia de San Pedro, del s.XII, y el Cabo de Cee, edificado en el año 1860, desde donde se observa un gran panorama de la ría y de las Islas Lobeiras, trágico escenario de varios naufragios.

Enlaces

Hemeroteca