BUSCADOR






23º Año - 5ª Época - 22/11/2019
Objetivo: llevar el Prestige a 120 millas de la costa.

Finalmente, en la tarde del día 15, los remolcadores Ría de Vigo y Sertosa 32 enganchan el Prestige y poco después se ponen en marcha los motores del buque; que, con la escolta de una fragata de la Armada española, se trataba de conducir hacia una distancia de 120 millas de las costas gallegas. En este momento el mando de las operaciones de rescate corrían a cargo de la empresa holandesa Smit Savage, responsable del reflote del submarino Kursk.

Las gentes de Muxía tenían nuevamente que confiar en el mar y en la rosa de los vientos para evitar el desastre. Pese a que las autoridades disponían sistemas de contención para frenar la marea negra, algunas barreras se colocaron demasiado tarde y otras, como la de Laxe, terminaron rompiendo.

Hemeroteca