BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 18/10/2017
CABO RONCUDO

Cabo legendario de la Costa da Morte

Cruz

Cabo principal de Bergantiños junto con los de Santo Hadrián y Nariga, la punta de Roncudo debe su nombre al eco del rugiente Atlántico en la costa de este promontorio. En sus acantilados, hombres y mujeres se juegan la vida escapando de grandes olas y gélidos remolinos en su oficio de recogida del precioso fruto de mar.

El faro Roncudo avisa constantemente al tráfico marítimo de la Costa da Morte de la proximidad y peligrosidad de este mar, cementerio tradicional de barcos naufragados. Las cruces de piedra levantadas en el cabo recuerdan también la vida de marineros ahogados o desaparecidos en este océano infinito.

El espacio natural de Roncudo ofrece una completa excursión por sus abruptas costas, completada con el ocio de las pequeñas playas escondidas en sus acantilados y de las típicas tabernas de Corme.

Fauna y Flora

Puesta de sol

La riqueza faunística y botánica del Cabo Roncudo incluye las especies típicas de hábitats costeros y de acantilado. Aunque no en la rica medida en la que se encuentran en los cabos de Santo Hadrián y Vilán, el Roncudo es un lugar idóneo para contemplar el paso de aves marinas o migratorias, entre las que cabe citar la Larus cachinnans y la Phalacrocorax aristotelis.

También se encuentran en Roncudo algunos endemismos del noroeste de la península celtibérica como el Cistus carpaza psilosepalus, Tuberaria globulariefolia, Ulea sp, Centares corcubionensis -endemismo del noroeste gallego-, y la Armeria pubigera.

Enlaces

Hemeroteca