BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 23/08/2017
CABO VILÁN

Sitio Natural de Interés Nacional

Faro

El Cabo Vilán es una zona de alto valor ecológico, candidata a la IBAS europea (Important Bird Areas) por su importante colonia ornitológica aquí asentada : son estos acantilados el último refugio de las especies en peligro de extinción del Cormorán moñudo y del Arao común.

Entre las numerosas aves que habitan esta costa también destacan la Hydrobates pelagicus, Rissa tridactyla, Phalacrocarax aristotelis, Falco peregrinus y la Pyrrhocorax pyrrhocorax.

La flora presente en el Vilán muestra la dificultad de crecimiento en este ambiente erosivo marino, estando por tanto fuertemente limitada la vegetación arbórea. La Camariña (Corena album), endemismo galaico-portugués en regresión, es la protagonista genuina de este espacio natural.

La zona es rica en otros endemismos atlánticos o gallegos como la Iberis procumbens subsp. procumbens, Armeria pubigera, Sagina merino, Silene scabriflora subsp. gallaecica, Linaria polygafolia subsp. aguillonensis, o el subendemismo Equinus rosulatum. Resultan igualmente de curioso interés la Trifolium occidentale, la Euphorbia portlandica, la Matricaria maritima subsp. maritima o la Agrostis stolomifera.

Faro Vilán, guardián de la Costa da Morte

Cabo Vilán

Emplazado sobre el granítico promontorio del Cabo Vilán, el sobrio faro guía al incesante tráfico marítimo de la Costa da Morte. Debido a la peligrosidad de esta costa, la vieja torre de fuego se transformó en 1896 en un potente faro eléctrico de 40 millas de alcance luminoso en intervalos de 15 segundos.

El viento es el factor constante de este vigía oceánico. Los vientos norteños son un potente agente erosivo que impide el normal crecimiento de especies vegetales y moldea las formas minerales, creando curiosas figuras como ocurre con la Pedra do Oso. El viento se convierte también en energía de vida por medio de las aspas del zumbante Parque Eólico del Cabo Vilán.

El espacio natural de Vilán comprende atractivos naturales y etnográficos de fácil localización y acceso. Desde Camariñas se encuentran las ruinas del Castillo de Soberán, la resguardada playa de Lago y la Capilla de la Virxe do Monte, con una buena vista de Muxía y de la ría.

En la senda que conduce hasta el Cementerio de los Ingleses se halla el túmulo de Reira y el Foxo dos Lobos, original construcción para la caza del cánido. A lo largo de la costa van apareciendo solitarias las playas de Pedrosa, de Balea, de Reira y de Trece. Desde la ensenada que recibió los restos del Serpent, se levanta la duna de mayor altitud de Europa, el Monte Branco, culminante a 200 m. sobre el nivel del mar.

Enlaces

Hemeroteca