BUSCADOR






23º Año - 5ª Época - 19/09/2019
LOS TRAVA

Por: José Ramón Insua Trava

Dice la Biblia que la fidelidad de Dios es para generación tras generación y añade que el justo por su fidelidad seguir viviendo.

Sin lugar a dudas, esta virtud fue el lema que regio la vida de D. Pedro Froilaz, Conde de Trava, Galicia, Trastámara, Monterroso, Caamouco y Ferreira.

Ayo del infante D. Alfonso (Hijo de Raimundo de Borgoña y Urraca de Castilla), D. Pedro juró al abuelo de este, Alfonso VI, fidelidad absoluta a dicho Infante por disponer Alfonso VI que si su hija y sucesora Doña Urraca contraía nuevo matrimonio, el Reino de Galicia pasase a su nieto Alfonso.

D. Pedro poseía todo el territorio que se extendía desde el margen derecho del Rio Tambre hasta el mar. A Costa da Morte formaba parte de sus amplios dominios. Por tal razón, su nieta Urraca Fernández de Trava donó dinero para la construcción de la Iglesia de Santa María de Fisterra en el año 1199.

Doña Urraca (Reina de León y Castilla a la muerte de su padre Alfonso VI) se volvió a casar con Alfonso I de Aragón en septiembre del año 1109. Por tal causa, le llegó a D. Pedro la hora de cumplir el juramento hecho a Alfonso VI y proclamó Rey de Galicia al infante D. Alfonso a finales del 1109. Ante este hecho, el Rey de Aragón invadió Galicia llenándola de sangre y fuego. D. Pedro le expulsó en abril del 1110.

Previamente, había ocultado al Príncipe D. Alfonso en el Monasterio de Moraime.
Para mayor seguridad de su protegido, el Conde D. Pedro buscó la ayuda de D. Enrique de Portugal, tío del príncipe, con el cual se entrevistó personalmente dejando en la fortaleza de Castro de Miño a su esposa, a sus hijos Bermúdez y Fernando, al Príncipe y a varios magnates gallegos. Arias Pérez puso cerco a dicho castillo y consiguió apoderarse del Príncipe mediante una trampa. Don Pedro y el arzobispo Diego Gelmirez negociaron con Arias Pérez y el Príncipe le es entregado a D. Pedro en Puentecesures.

El 17 de septiembre del 1111, Alfonso fue coronado Rey de Galicia en la Catedral de Santiago de Compostela por Diego Gelmirez.

Luego de la batalla de Viandangos, el Conde D. Pedro comprendió que tenía que tomar una resolución definitiva para resolver el problema causado por Doña Urraca y su marido. Empezó por buscar la protección del Cielo donando Corcubión, Lires, Morquintián, Santa Maráa de Rus, etc al Apóstol Santiago y a su Iglesia.

Luego de firmar un importante pacto con Diego Gelmirez, el Príncipe y el se trasladaron a Toledo en donde no tardaron en destacar por sus victorias sobre los almorávides causando el temor de Doña Urraca a perder su trono.

Por el Tratado del Tambre, la Reina reconoció a su hijo como Rey de Galicia y Toledo. D. Pedro falleció en el año 1128 siendo símbolo de la lealtad y honradez.

Según el Espasa, su último descendiente directo vive en Lugo.

Hemeroteca