BUSCADOR






23º Año - 5ª Época - 22/09/2019
LA HUELLA DE LOS MARIÑO EN FISTERRA

Por: José Ramón Insua Trava

Los Mariño proceden de la Isla de Sálvora, sita en la Ría de Arousa.

Levantaron otras casa secundarias como la de San Cristóbal de Briallos, la que en Mugardos se conoce como Casa del Ratón, la de San Roque, la de Redondela, la de Rianxo, etc. Nos ocuparemos de los descendientes de los Trava.

Hijo de D. Fernando de Trava y Doña Sancha Gonz lez de Lara fue D. Juan Frolaz Mariño que vivía en Noia. Tuvo por hijos a PEDRO EANS MARIÑO, Martín y Juan Eáns Mariño, PAIO MARIÑO, Osorio y Gonzalo Eáns Mariño, Doña Sancha y Doña Arina Eáns Mariño.

D. Pedro Eáns Mariño se casó dos veces, con señoras gallegas no menos nobles. Primero con Doña Sancha Vázquez Sarraza, teniendo por hijos a Juan Mariño, Pedro Suárez, Lorenzo Rodríguez, Elvira Annez y VASCO PEREZ MARIÑO, y después con Doña Teresa Pérez Mourón, sin descendencia.

Fue hombre rico que guardaba sus monedas en ollas. Ya era mayor de edad en el año 1220. Su padre le dejó gruesa hacienda en tierras y ganados, así como dineros y créditos. También heredó de su hermano Osorio las haciendas de Espinaredo, Darela, Queiría, Lantaño, Rabaeda y Baltar.

D. Pedro es también uno de los trovadores del Cancionero de la Vaticana.

FERNANDO IV Y NO SANCHO IV, DONA A PAIO MARIÑO y no a Martín Mariño, entre otras propiedades, Fisterra y Duio que Paio vende a su hermano Pedro en el año 1.300, compra que fue confirmada por Fernando IV en Sevilla a dos de febrero del mil trescientos diez.

Su hijo Vasco Pérez Mariño, fisterrán, fue nombrado obispo de Ourense a cuya ciudad, según la tradición, le regaló el SANTO CRISTO DE FISTERRA. Pero los pueblos no se dejan arrebatar facilmente sus im genes por cuya razón, donó a dicha Villa la imagen de su actual Cristo.

D. Vasco hizo testamento en el 1.342 dejando Santa María de Fisterra y San Vicente de Duio a sus parientes clérigos hasta el séptimo grado de parentesco, luego pasarían al Cabildo de Ourense. Deseo que no se cumplió.

Año 1.380. Renuncia que el CANONIGO Vasco Pérez Mariño hace en favor del Cabildo de la Catedral de Ourense de los cotos de Fisterra y Duio a cuya posesión tenía derecho durante su vida.

ORIXINAL INÉDITO

Sepan cuantos esta carta vean como yo Vasco Pérez Mariño, canónigo de la Iglesia de Ourense e hijo de Juan Mariño y de Doña Teresa Pelaez, considerando yo, igual que Don Vasco Pérez Mariño (OBISPO que fue de Ourense y hermano de mi padre Juan Mariño) el cual Obispo mandó en su testamento que a la muerte de D. Pedro Suarez, hermano suyo y de n que fue de Ourense, y de D. Lorenzo Rodríguez, de n que fue de Ourense, y también a mi muerte, pasase al Cabildo de dicha Iglesia de Ourense su lugar y coto de Fisterra y su lugar y coto de Duio ubicados en el arzobispado de Santiago.

Considerando yo como vos el De n y hombres buenos de dicho Cabildo gastásteis por mi y en mi nombre muchos maravedís de vuestra mesa en pleitear con Paio Mariño y con su mujer Doña Sancha, mi hermana, y su hijo Ruy Soga que me tenían tomados los dichos cotos y lugares con otros muchos bienes y lugares que recuperé por sentencia definitiva. Considerando que después de la muerte del Obispo, los dichos DEANES y luego Paio Mariño nunca pagaron el dinero que dicho Sr. Obispo, mi tio, mandó pagar a su muerte al Cabildo cada año para celebrar sus aniversarios con las rentas de Fisterra y Duio según consta en su testamento.

Yo no tengo para pagaros los atrasos que suben a 30.000 maravedís de los blancos ni tengo para pagaros las costas del pleito que el Cabildo tuvo por mi con Paio Mariño que montan 12.000 maravedís de dinero blanco.

Por esto y también por cumplir la voluntad del dicho Señor Obispo D. Vasco Pérez Mariño, mi tio, que mandó que DESPUES DE MI MUERTE LOS DICHOS LUGARES Y COTOS pasasen al Cabildo de Ourense.

Yo por mi propia voluntad por esta presente carta OTORGO Y HAGO DONACION PARA SIEMPRE AL CABILDO DE OURENSE DE LOS DICHOS LUGARES Y COTOS DE FISTERRA Y DUIO según los tenía el dicho Sr. Obispo D. Vasco. Y por esta carta vos entrego la posesión de dichos lugares y de todos los otros derechos que me pertenecen.


El canónigo de Ourense Vasco Pérez Mariño había encargado a su cuñado Paio Mariño de Lobeira esposo de Doña Sancha Mariño, hermana del canónigo, que le recaudase las rentas de Fisterra y Duio pero D. Paio se quedaba con ellas. Y no debían ser pequeñas pues en la zona se hizo famosa la frase: Hai que pagar ata a camisa de Dona Sancha.

Paio Mariño de Lobeira y su esposa Sancha Mariño no solo se quedaban con las rentas que le pertenecían al canónigo Vasco Pérez Mariño sinó que según un escrito inédito publicado por D. José Barreiro Barral, vendieron al arzobispo de Santiago D. Juan García Manrique todas sus posesiones incluyendo Fisterra y Duio en el año de 1366 reinando en Castilla Juan I.

Como esta compra-venta no llegó a tener carácter legal, en el año de 1384, se realizó la escritura de cambio de la villa de Fisterra y coto de Duio, propiedades de la Iglesia de Ourense por donación del canónigo Vasco Pérez Mariño, por ciertas propiedades que tenía la Iglesia de Santiago en la Diocesis de Ourense, olvid ndose los fisterráns de la camisa de Doña Sancha. Los Mariños entroncaron con los Aballe, Torrado, Ouviña, Aldao, Figueroa, Pimentel y Lobeira y Saavedra.

Los Mariño de Lobeira tuvieron casa en Pontevedra, en Santa María de Outes, en la villa de Negreira, etc. Marquesado de Mariño: Fue concedido por Felipe V, por R.D. de 17 de diciembre de 1.705 a Antonio Mariño de Lobeira y Andrade, Lemos y Sotomaior, teniente general de los Reales Ejércitos, mestre de Campo de un tercio de Infantería en Flandes y Caballero de la Orden de Santiago.

Hemeroteca