BUSCADOR






24� Año - 5� Época - 29/03/2020
DEL TIEMPO DE LA EDAD MEDIA

Por: José Ramón Insua Trava

Desde que el hombre se hizo agricultor tuvo que conocer las estaciones del año para hacer los labores del campo de manera ordenada y provechosa. Si tenemos en cuenta que hasta el siglo XVII, no se supo que la Tierra tiene el movimiento de rotación (causa de los días y noches) y lo de traslación, origen de las estaciones, es fácil caer en la cuenta de los atrancos que pasaron los labradores.

Fue el pueblo Caldeo el que creó la actual semana astronómica de siete días y llamada así por dedicar cada día a un planeta. Los romanos bautizaron los meses con nombres de dioses, emperadores o número de orden en el calendario romuleo que sólo tenía diez meses al comenzar en marzo y fallecer en diciembre, y un año de 304 días.

No es difícil imaginar los problemas que esta duración creaba en los agricultores. Julio César estableció su calendario con años de 365 días, que duró hasta 1582, año en que fue mudado por el del Papa Gregorio XIII que, el actual. Como los trabajos de la tierra empezaban y acababan con fiestas dedicadas a dioses paganos, la Iglesia Católica mudó a estos por santos cristianos de tal manera que los meses llegaron a ser más conocidos por sus santos que por sus propios nombres: San Juan por junio, Santiago por julio, Santa Marina por agosto, San Miguel por septiembre, Sano Lucas por octubre y San Martiño por noviembre. Incluso se intentó cambiar los nombres de los días por los de ferias. Existe todo un refranero respeto: “Por Santa Mariña, dálle que fouciña”.

Preocupada la Iglesia en hacer desaparecer los restos de las creencias paganas, exponía los calendarios en las puertas de los templos con figuras que representaban los meses y las fiestas de cada uno de ellos. Incluso alguno fue grabado en piedra.

La festividad de Mitra, espíritu pagano de la Luz Divina, se celebra el 24 de diciembre. A esta fecha fue trasladado el nacimiento de Jesús. Incluso se intentó pasar el primero de año al 25 de marzo, data más acorde con la Biblia.

Parece ser que en ciertas zonas, el día de año viejo, los ancianos eran llevados los montes para que fallecieran allí. Este tema fue tratado por Bouzas Brey.

Hemeroteca