BUSCADOR






24� Año - 5� Época - 29/03/2020
LAS ARMAS DE GALICIA

Por: José Ramón Insua Trava

En el siglo XII, nació en el pueblo una gran devoción eucarística.

Los sagrarios contenían rejas para que los creyentes pudieran ver el copón que contenía la Eucaristía. La creciente adoración unida a las pocas veces que se podía comulgar produjeron en los fieles la necesidad de ver la hostia.

Sin embargo, por un antiquísimo privilegio concedido a la Catedral de Lugo, ésta exponía permentemente el Altísimo.

En el siglo XV, se crea el escudo de armas de Galicia y debido al citado privilegio se escogió el copón o cáliz cerrado para el mismo.

A pesar de que las custodias en forma de torre ya existían en el XIV y XV, en las primeras manifestaciones de las armas de Galicia figura el cáliz cubierto rematado por una cruz.

Este escudo figura en varios armoriales europeos como el de Bergshammar, GYMNICH, en el universal y hasta en el Arco de Triunfo del emperador Maximiliano I. Durante el Renacimiento, siglo XVI, desaparece el copón sustituido por un cáliz con una hostia encima. Esta nueva forma se impuso en el siglo XVI, se delibitó en el XVII ante la barroca custodia y se usaron ambos durante los siglos XVIII y XIX.

En Europa se siguió usando el copón rodeado de cruces.

Al escudo de Galicia se le añadieron siete cruces recortadas que fueron identificadas con las siete ciudades que fueran capitales de provincia perdiendo las cruces su significado religioso.

Desde el siglo XV, el campo del escudo fue siempre de azur. El copón, cáliz y custodia de oro. Las primeras cruces fueron de oro y plata.

La Real Academia de la Lengua Gallega tomó la decisión en 1972, de fijar el escudo que hoy es considerado como oficial:

En campo de azur, cáliz de oro, sumado de hostia de plata y acompañado de siete cruces recortadas del mismo metal, tres a cada lado y una en el centro del jefe. Al timbre, corona real.

A partir del siglo XVI, se ordenó que el escudo real o nacional esculpido en edificios públicos, bordado en paños o grabado en libros oficiales, llevasen en lugar preferente las armas del reino en que se hicieren.

El escudo nacional debe blasonarse en Galicia de la siguiente manera:

Escudo cuarteado, 1º de Castilla, 2º de León, 3º de Aragón, 4º de Navarra y entado en punta el de Granada. Sobre el todo, en escasón, Galicia. Al timbre, corona real.

En actos oficiales en los que está presente el rey de España, los reposteros mostrarán el escudo de armas del soberano español y no el escudo nacional.

Hemeroteca