BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 23/08/2017
MARIA BAÑA

Nombre propio

El nombre de María Baña en Cesullas es sinónimo de juventud de espíritu y de poesía. Esta cabanesa de 85 años que no sabe leer ni escribir porque nunca pudo ir a la escuela, cuenta con un vasto repertorio de coplas que constituyen todo un canto a su niñez, a sus vivencias y a sus vecinos, a quien están dedicados la mayoría de sus versos.

Este gusto por expresar sus sentimientos a través de la poesía oral, dice María Baña, que lo hereda de su padre natural y ya desde niña se empezaría a manifestar en ella, aunque no sería hasta hace unos siete años cuando, a raíz de estar postrada en cama a causa de una enfermedad, se desataría en ella ese don con una extraña y asombrosa facilidad.

Desde entonces, y gracias a hábiles maniobras de cariñoso soborno, uno de sus jóvenes nietos comenzó a plasmar en letra ese torrente de sentimientos, asegurando con ello la cnservación de ese inestable legado para que algún día pueda ser admirado por las nuevas generaciones de Neaño.

Poesía gallega

El poema del que María se siente más orgullosa es de uno que dedicó a Galicia. Consta de una parte en castellano, aunque María tiene muchas dificultades para expresarse en este idioma, y en gallego. Un gallego moi mal falado, porque nin falamos o galego, nin falamos o castelán. Temos un entreverado que non ten moito reglamento.

En este poema, María canta las excelencias de su tierra y hace un recuento de su vida. Teño os oitenta cumplidos / e non poiden ser poeta, / érao de pura cepa, / anque non sei ler nin letra / porque fun filla de pobre / que non tiña unha peseta.

Galicia, verde Galicia / estás rodeada de mar. Este verso ha sido "pensado" por María Baña Varela, labradora, analfabeta y poetisa, cuya mayor ilusión consiste en que Felipe González le mande un pasaje para ir a Buenos Aires a conocer a sus nietos.

Por : Cristina Viu (periodista de La Voz)

A sus ochenta y dos años, María Baña Varela demuestra que la sensibilidad no está reñida ni con la edad, ni con la educación. María es analfabeta: esto no tendría nada de extraordinario si no fuese porque, además, es poetisa. El ánimo poético es natural en esta mujer aldeana porque, como ella misma dice, eu penso en copla.


El analfabetismo no ha puesto trabas a la creación poética ya que, además de sensibilidad e imaginación, María posee una envidiable memoria. Su incapacidad para escribir lo que piensa la obligó a aprenderse sus propias poesías. De este modo, a su edad es capaz de recitar infinidad de versos sin la más mínima vacilación.

Del mismo modo, María reescribe en su memoria distintas versiones para llegar hasta la que ella considera más perfeccionada. Proviene de una familia de labradores y nunca pudo acudir a la escuela, aunque la poesía ya le interesaba de pequeña, porque a min xa me tiña idea de eso.

María empezó a pensar poesías desde muy joven, cando eu tiña os meus rapaces por alí coma tódalas rapazas, e escribía cartas. Eu non sabía escribir pero tiña unha amiga que escribía ben e xuntabámonos as dúas e eu lle falaba das miñas cousas, todas en copla, e ela escribía.

¡Si eu soubera escribir!

A María le gustaría saber escribir porque perdo de facer moito por non ter quen me escriba, porque a min venme unha cousa ó sentido a correr e naquel momento, se eu soubera escribir, non sei o que faría. De todos modos, algunos de sus nietos en el tiempo libre que le dejan sus estudios se dedican a transcribir las poesías de la abuela.

María posee la inteligencia y la sabiduría del campesino gallego y, además, heredó la sensibilidad de su padre, que era de raza poeta. Aunque no llegó a conocerlo, ya que se marchó a América y ella nació hija de soltera, asegura que los que lo conocieron decían de él que era poeta como era de Vigo.

Sus versos se refieren a su entorno, a su familia, su niñez, su Galicia, de la que nunca salió, non troco a nosa Galicia por un mundo que non vin..., y ¡cómo no!, sobre el río Anllóns, que corre cerca de su aldea de Neaño. Neaño ten unha praia, / pasa polo Monte Blanco, / hai que vela que bonita, / alí se bañan os pobres / en medio de xente rica. /Todo o verán ten berberechos / todo o ano mexillóns, / son bañados polas augas / que baixan do río Anllóns...

María presume de ser hija de poeta, aunque naciera de madre soltera, de ese padre desconocido le viene a esta campesina el ánimo poético.

Hemeroteca