BUSCADOR






21º Año - 5ª Época - 21/11/2017
Actualidad
21-11-1998

Un 28 de octubre del año de gracia de 1596, reinando Felipe II, perdieron 25 barcos en un temporal en cabo Fisterra.

LOCALIZAN LOS VEINTE GALEONES DE UNA FLOTA DE FELIPE II PERDIDA EN FISTERRA

Xosé Manuel Lema Esta armada mandada por Martín Padilla estaba compuesta por galeones, urcas y pataches tanto reales como particulares y de entre quinientas y mil toneladas. Catrocientos años después, en el otoño de 1996 un grupo de jóvenes investigadores y submarinistas aficionados del centro de estudios y documentación Blas Espin de Camariñas decidieron trabajar sobre la pista de esos galeones, y fruto de ese trabajo de localización de pecios, barridos de sonar de la costa, documentación del Arquivo del Reino de Galicia y de Simancas, así como de la inestimable labor de pescadores y antiguos trabajadores de empresas de desguace, posibilitaron que esta entidad localizara unos veinte galeones de esta armada, después de dos intensos años de trabajo. Muchos de estos pecios fueron desvalijados en otras épocas y dos de ellos figuran en revistas internacionales especializadas en el descubrimento de tesoros marinos. En el año 1987 se llevó a cabo una campaña arqueológica en Corcubión, para sacar importante material del galeón San Jerónimo perdido en la Punta do Diñeiro. Los miembros del centro Blas Espin que dirige Rafael Lema aseguran que alguno de los galeones localizados podría ser objeto de una nueva campaña arqueológica, aunque por el momento su función consiste en la protección de los pecios de cualquier saqueo. En sus cartas náuticas tienen ubicados tres navíos en el norte de la provincia coruñesa, en el monte San Pedro de A Coruña, en Ribadeo y Viveiro, dos de ellos conocidos como los galeones Santiago y San Bartolomé. En las costas de Laxe hay otro en el puerto de la villa, del cual se llevaron en 1973 tres cañones de bronce y dos grandes de hierro, conservándose dos de ellos en el Castelo de San Antón en A Coruña. En la playa Arnela de Corme hay restos de un casco, un cañón de hierro y una pistola. En la de Laxe de los Condenados, en el lugar de Traba, hay restos de almenos tres navíos. En la ría de Camariñas en otros tiempos se sacaron barras de la brocina, monedas y cruces del lugar de Os Boliños de la Fortuna. Otro pecio está en el interior de la ría, donde fueron localizados cuatro cañones y un ancla recientemente, posiblemente los restos de las urcas Delfín de Olona o Francés de Olona... En el lugar muxián de Nemiña hay otro barco forrado de plomo del cual en los años sesenta se sacaron siete cañones de hierro. Otro barco duerme su sueño marino en el lugar carnotán de Caldebarcos donde en el año 1963 se sacaron doce cañones de hierro vendidos para chatarra, quedando almenos cinco en el sitio. La mayor parte de la flota se perdió cerca de Cabo Fisterra, teniéndose localizado uno en el Petón dos Oidos, dos en las costas de Corcubión, el San Jerónimo y La Capitana de Ivella, y al menos cuatro pecios en el mismo cabo. Tanto el centro Blas Espin como otras entidades que trabajan por la defensa del patrimonio subacuático, como el Club Náutico de Laxe o el Servicio Marítimo de la Guardia Civil coruñesa, consideran que la Costa da Morte posee un inmenso legado histórico artístico bajo sus aguas que la convierten en el mejor museo de España. Aúnque los barcos de la gloriosa época filipina guardan sus tesoros bajo el duro mar de esta costa coruñesa, en el castelo de San Antón de A Coruña, en el museo naval de Ferrol, en la Universidad de Zaragoza y en el centro Blas Espin de Camariñas se pueden ver algunos restos materiales pertenecientes a alguno de los galeones y urcas de esta flota de Padilla.

Enlaces

Deja aquí tu comentario








Hemeroteca